Historia

Las Salesianas llegamos a Vitoria el 11 de agosto de 2002 con la misión de animar y dirigir el Colegio de Nazareth. Los miembros de la primera Comunidad fueron: Sor Mercedes Mateos, Directora, Sor María Ángeles Díaz, Profesora y Coordinadora de Pastoral, Sor Carmen Echániz, Ecónoma y profesora, Sor Valle Quesada, Novicia, estudiante.

En un primer momento nos instalamos en la Residencia de las Hermanas Reparadoras de la calle San Antonio, hasta el 16 de enero de 2003, que se instala definitivamente en la casita aneja al colegio de la calle Caserío.

La venida de las Hijas de María Auxiliadora, Salesianas, tuvo origen en la llamada de la Iglesia de Vitoria en la persona del Obispo D. Miguel Asurmendi, quien solicitó la presencia de las salesianas en la ciudad a la entonces Provincial de la Inspectoría Santa Teresa, Sor María del Pilar Prieto Zurita. La decisión favorable se tomó en Consejo Inspectorial, previa consulta a las Hermanas de la Inspectoría.

Las Salesianas recibimos un Colegio de gran arraigo y solera en Vitoria. Fue fundado por las Religiosas de Nazareth en el 1960. Como centro católico, tenía la misión de promover el crecimiento armónico de la persona en todas sus capacidades, con la referencia a Jesús de Nazareth, que crecía en sabiduría y bondad a los ojos de Dios y de los hombres (Lc 2,52).

El Colegio Nazareth comenzó su andadura educativa en el Caserón de los Goya, pasando progresivamente a ocupar los espacios de la actual edificación situada al fondo del Caserón. Hasta 1968 fue colegio femenino manteniendo desde el principio una enseñanza bilingüe en francés, debido a la procedencia de la Orden Religiosa, integrando posteriormente el euskera.

Las Salesianas, al llegar en el 2002 al Colegio continuaron la misión de las Religiosas de Nazareth aportando su impronta educativa fundada en San Juan Bosco y Santa María Mazzarello, haciendo vida en el Colegio los pilares del Sistema Educativo Salesiano: razón, religión y amor.

Las exigencias educativas sociales, eclesiales e institucionales vividas a lo largo de los 17 años de andadura salesiana, junto con la aportación de las Comunidades Educativas que han animado la obra en estos años, han llevado al Colegio de Nazareth a experimentar una serie de cambios positivos, necesarios y urgentes cuyos frutos los estamos recogiendo quienes en este momento tenemos la suerte de ser la Comunidad Educativa actual. Esta es nuestra historia y desde aquí seguimos haciendo realidad el Colegio Nazareth-Salesianas